viernes, noviembre 25, 2005

De entre todas las cosas del mundo, el Santo Prepucio y sus avatares es, sin duda, una de las más curiosas.
Para sellar su pacto con Abraham, el Dios que era el que era, aquel del cual nada mayor podía pensarse, le exigió el módico prepucio de sus descendientes. Años después, con el fin de incluir a toda la humanidad, Dios Mismo decidió transfigurarse en su creación y redimirla. Por intermedio de un ángel, Se anunció a la madre elegida; luego Se inmiscuyó entre sus órganos, Se condensó en nervios, sangre, tendones, uñas, piel; y por último accedió al mundo en un establo de Belén.
Al octavo día, sufrió el rigor del pacto que habia impuesto. Una anciana que ofició de Mohel laceró el celeste capullo, lo sumergió en una pequeña redoma con aceite de nardo y lo entregó a su hijo, comerciante en perfumes, con la admonición de que no lo vendiera. Pero el jóven desobedeció a su madre; y el Santo Prepucio inició así su intrincado vagar por el mundo.
Al parecer, la primera en adquirirlo fue María Magdalena, que utilizó el aceite de la redoma para ungir los pies y la cabeza de Cristo. Luego de este episodio, la reliquia desapareció por mucho tiempo hasta que en el siglo IX, la emperatriz Irene de Bizancio lo entregó a Carlomagno como regalo de bodas. Carlomagno primero lo colocó en el altar de la iglesia de la Bendita Virgen María en Aquisgrán y más tarde, lo transfirió a Charroux. En el siglo XII, el Santo Prepucio fue llevado en procesión a Roma. Y en el silgo XIII se ostentaba en la iglesia de San Juan Laterano adosado a una cruz de oro con piedras preciosas. Algún tiempo después, no sin misterio, la sagrada reliquia volvía a extraviarse.


Además de sus andanzas seculares, el Santo Prepucio era un artículo de debate escolástico. A primera vista, puede parecer ridículo u obsceno el debate en torno a un prepucio; pero es sabido que el nombre decide la forma en que el objeto se presenta a la imaginación. Así, el «Praeputium Christi» no aludía al órgano genital, y mucho menos, al órgano genital en el enérgico lance sexual; era una abstracta diadema del Divino Verbo de Dios; un vestigio Suyo, que como tal, participaba de Su divinidad. Eso acarreaba problemas: según la ortodoxia, Cristo había ascendido en cuerpo y alma al Paraíso ¿pero podía asegurarse que lo había hecho íntegramente si le faltaba alguna de sus partes? Y ¿cuando los cuerpos fueran restituidos, antes del juicio final, el prepucio cristiano también sería restituido? La primera perplejidad no era diferente a la que suscitaba la sangre, las lágrimas o la orina que Jesús había derramado; o las uñas y los cabellos que le habían sido cortados; la solución regular era argüir que Dios podía enmendar milagrosamente cualquier cosa; lo cual no resolvía la cuestión, pero la cancelaba. En cuanto a la segunda, unos afirmaban que Cristo había adquirido un nuevo prepucio al ascender al cielo, y otros, que le sería devuelto cuando oficiara como Rex Gloriosus durante el juicio final. El erudito griego del siglo XVI, Leo Allatius, en su De Praeputio Domini Nostri Iesu Christi Diatriba (Discusión acerca del prepucio de nuestro señor Jesucristo), imaginaba que el prepucio había ascendido al mismo tiempo que Jesús y se había convertido en uno de los anillos de Saturno.
Por ser una partícula divina, el Santo Prepucio podía ocasionar milagros o propiciar arrebatos místicos. Su deleitoso aroma, por ejemplo, garantizaba un parto sencillo a la mujeres. Así, Enrique V de Inglaterra llevó la reliquia a su esposa Catalina de Valois, quien, con mucha desenvoltura, dio a luz a Enrique VI. La mística vienesa Sor Agnes Blannbekin solía comulgar prodigiosamente con el cuerpecillo; lo depositaba en su boca, dulce y pulposo, lo tragaba y de inmediato volvía a sentirlo sobre la lengua; el dulzor del Santo Prepucio se difundía, entonces, por todo su cuerpo, embriagándola en un puro éxtasis divino. Durante una de sus visiones, Santa Catalina de Siena ratificó su místico matrimonio con Jesucristo, con el Santo Prepucio a modo de alianza. Luego de su muerte en 1380, su dedo también fue exhibido como reliquia; los más piadosos juraban distinguir un anillo invisible que lo ceñía.
A principios del siglo XVI el Santo Prepucio reapareció; pero para entonces, ya no era uno sino muchos y una veintena de ciudades se disputaban su genuina posesión. Entre ellas: París, Brujas, Conques, Metz, Puy, Amberes, Nancy, Roma, Charroux, Besanson, Bolonia, Calcata, Hildesheim, Burgos, etc. En Charroux, incluso se creó ad hoc La Hermandad del Santo Prepucio con el fin de custodiarlo.
Hacia fin del siglo XIX, sin embargo, la política de la iglesia acerca del culto de las reliquias y en especial la del Santo Prepucio, se fue haciendo cada vez más adversa. El 3 de diciembre de 1900 La Sacra Congregación para la Doctrina de la Fe expidió el Decreto 37-A. Allí se declaraba que toda persona que hable, escriba o lea sobre el Santo Prepucio sería considerada despreciable aunque tolerada; pero que La Santa Sede se reservaba el derecho a excomulgar a quien lo hiciere en forma escandalosa o aberrante.
Así como la ambición de poseer una fracción de divinidad había multiplicado la más íntima de las reliquias de Cristo; su firme remoción de la ortodoxia, la condenó a una lenta declinación. Finalmente, en 1983 desapareció de la parroquia de Calcata el último ejemplar del Santo Prepucio, que se guardaba en una caja de zapatos.

14 Comments:

Blogger Tideida dijo...

Primero pensé que se trataba de una completa ficción histórica a la manera del Código da Vinci, que no leí. Cuando vi la palabra "reliquia" bien utilizada, como pocas veces realmente se hace, fruncí el seño.
Después, en todo el resto del post no pude dejar de pensar: ¿Y no se pudrió? ¿Ya conocían técnicas de embalsamamiento para mantener en buen estado tan digna parte del cuerpo?
Y al fín: no puedo evitar pensar en lo primitivo de esas creencias.

12:07 p. m.  
Blogger Caudor dijo...

Matías, no se corrompía porque formaba parte del imperecedero cuerpo de Cristo.
Por lo demás, no era la única reliquia corporal. En algunas abadías se enseñaba pedazos de las Santas Uñas, de los Santos Cabellos, de la Santa Sangre derramada durante la Pasión, de los Santos Dientes, de los Santos Pañales, del Santo Sudario por supuesto, de los Santos Clavos, de las Santas Astillas de la Vera Cruz, del Santo Cordón Umbilical, etc.
Todo eso sin contar otro tipo de reliquias como las piedras con que apedrearon a San Esteban, plumas del espíritu santo y del arcángel San Gabriel, el suspiro de San José al aserrar el madero capturado en una botella, anillos de las cadena que subyugó a San Pedro y una sandalia, gotas de leche de los senos de la Vírgen María, 4 de sus cabellos, algunos trocitos de su camisa y algunas de sus lágrimas, escamas de los pescados multiplicados por Jesús, etc.

12:56 p. m.  
Blogger Tideida dijo...

¡Pero claro, qué bruto soy! Lo mismo debe pasar con la capa de Superman o la tele de Spiderman.
Así si.

2:04 p. m.  
Blogger tAmU dijo...

la verdad...no me salen muchas palabras..., no se si es un chiste,...si lo es sos demasiado habil para redactarlo y crear una beta real,...si no lo es ...a pesar de formar parte de los estudiantes de teologia..., es la primera vez q lo escucho!---hay ...me siento tan pelotuda..pero tenia q decirlo.

10:07 p. m.  
Blogger Bestiaria dijo...

tamu:
Es cierto, pero aun si fuera mentira, parecería cierto, no?

También hubo una congregación de Adoratrices del Santo Prepucio, pero Caudor parece haberlo obviado para conservar su natural elegancia y sutileza.

7:15 p. m.  
Blogger clitemnestra toma mate dijo...

Lo que tiene la mitología cristiana es que lamentablemente se ha encargado de pretender ser creíble. Y con eso hizo mierda un montón de cabezas...
Adorar un prepucio, exaltar la castración, utilizar y vaciar a la mujer, denigrar la carne para elevar el espíritu, prometer una segunda vida eterna si se muere en vida, expulsarnos a todos de la tierra para condenarnos a ser eternos extranjeros de hasta aquello que le dedicamos trabajo y sudor.
No me extraña para nada este tour de shopping religioso, ni la exposición del cuerpo como cosa. La posmodernidad no inventó nada.

11:16 a. m.  
Blogger Jack Celliers dijo...

La verdad, estos datos lo que causan es un aumento de Nietzschemia, es decir: un subidón de simpatía por el Tío Fritz en la sangre...

8:00 p. m.  
Blogger ebrocken dijo...

El tema de las reliquias me hizo pensar en El uruguayo de Copi. El de la controvertida historia de los artículos de fe en la voz "Testículos" del Diccionario filosófico de Voltaire.

2:38 p. m.  
Blogger Ulma dijo...

Y ni te cuento el desastre que te arma Sotheby's si te agarra una plumita de San Gabriel.
Yo quiero una de Toby, el niño con alas, para ponerla al lado de otra que se le cayó a la Monroe de una boa.
No quiero ser blasfema, pero esa sería una linda trinidad de plumitas.

12:36 p. m.  
Blogger Caudor dijo...

Matías:
Puede ser, acordate de que hay un antiguo dios devenido en superhéroe: Thor, el dios del trueno y su formidable marillo mjollnir.

Tamu:
Bueno, no tenés porqué sentirte así, en realidad, este es un ejemplo más de las muchas estupideces del hombre. El dogma está a salvo de estas vicisitudes; aunque tiene otras muchas perplejidades, quizá no menos absurdas. Ya decía el terrible Tertuliano "creo porque es absurdo"

Bestiaria:
Estamos hablando de un prepucio como una extática hostia y un místico anillo. No creo que se sienta la falta de las "adoratrices".

Clitemnestra:
El cristianismo como cualquier otra producción humana, tiene sus absurdos y sus méritos.

Jack:
Una sesión del Zarathustra produce el mismo efecto.

Ebrocken:
No me lo imaginaba leyendo Copi. No sé porqué.

Ulma:
¡Cómo me hacía llorar esa película!

2:43 p. m.  
Blogger ebrocken dijo...

nihil humanum a me alienum puto

4:27 p. m.  
Blogger Caudor dijo...

¡Ah, claro! Y ahora me viene con una cita de Terencio para salvar las apariencias...
Por otro parte, ojo con eso que lo puede llevar a citar, por ejemplo, a Jaime Bayly o a Mario Benedetti (o incluso peor, a leerlos)

4:05 a. m.  
Anonymous PauliNa.- dijo...

Terminé de leerlo y me sentí:
1ero desconcertada, y medio estupida como Tamu.
Después me volví a convencer de lo ridícula que puede ser la gente que necesita aferrarse a algo que le permita creer. Y por último me dió mucha impresión imaginarme a alguien tragandose un prepucio muerto y ensima sentirse felíz por eso.
Saludos

12:16 p. m.  
Blogger Gabrielus dijo...

A todo esto...
Qué opinan de Spinoza?
Saludos

2:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home